Memorandum de Estambul

Tras nuestra conferencia en Estambul del 3 al 5 de mayo de 2017, los sindicatos de los países de la Europa mediterránea se comprometen a proseguir la Acción iniciada recientemente.

Debemos trabajar para reducir las profundas divisiones en nuestra región, que se han ampliado aún más a pesar del impulso europeo en curso para la integración; Un impulso que ha perdido ímpetu debido a la primacía de las políticas de convergencia económica y social en los países individuales (tanto miembros de la UE, como candidatos). Debemos también contrarrestar la corta visión de miras que ha causado que Europa pierda el Mediterráneo, un área considerada erróneamente al margen de la globalización. Todo lo contrario es cierto: esta zona está de hecho siendo restaurada a su posición como una región estratégica, más debido a la proactividad de países como China, India y Rusia que a un renovado interés por parte de la UE.

Sin embargo, esta es también una zona que ha sido devastada por la guerra y el terrorismo, dejándola incapaz de manejar las tensiones internacionales sin el uso de armas e incapaz de lidiar con la crisis de refugiados y los flujos migratorios. Después del cruce de civilizaciones, el Mar Mediterráneo se ha convertido en un cementerio. La búsqueda de la paz, la protección de las instituciones democráticas y libres y el respeto de los derechos de los migrantes son temas que, tanto para los sindicatos como para los demás, distinguen a una sociedad civilizada.

En este complejo contexto geopolítico, los trabajadores metalúrgicos de diferentes países se enfrentan a problemas y desafíos similares a pesar de sus diferentes culturas e ideas sindicales. Estos problemas van desde la creciente influencia de las corporaciones multinacionales a la digitalización, desde el empleo más precario hasta las cadenas mundiales de suministro y subcontratación, desde la necesidad de aumentar la productividad por hora de trabajo hasta el pago decente y desde la automatización hasta la protección del empleo.

Aunque los trabajadores metalúrgicos de la zona euro-mediterránea comparten una serie de problemas y desafíos, sus sistemas de relaciones laborales, negociación colectiva o bienestar pueden ser diferentes. Esto significa que no hay instrumentos conjuntos para responder a la política de la empresa, ni los sindicatos son igualmente fuertes en todos los países. La fuerza sindical se puede medir de acuerdo con dos indicadores: densidad sindical (número de miembros de los sindicatos en la fuerza de trabajo) y cobertura de la negociación (porcentaje de trabajadores cubiertos por convenios colectivos).

Sin embargo, un análisis país por país revela que las tendencias negativas de estos dos indicadores se han producido tanto en las economías euro-mediterráneas más afectadas por la crisis (es decir, Grecia, Portugal, España e Italia) como en países como Turquía que han experimentado un crecimiento económico extraordinario, aumento de la producción industrial y niveles sin precedentes de comercio mundial. Aunque los beneficios de las empresas en Turquía se han disparado, la cantidad de riqueza, que se filtra a los trabajadores, se ha reducido.

Esto ha causado la injusticia, la concentración de la riqueza y las crecientes desigualdades sociales, incluso en un contexto de fuerte crecimiento económico. Por eso la clase obrera no puede dejarse dividir por intereses nacionales. Los sindicatos nacionales deben trabajar juntos. Debemos incrementar nuestras acciones fuera de las fronteras nacionales y coordinarnos mejor entre nosotros. Como tal, necesitamos hacer cambios organizativos para facilitar la participación y la democracia. También necesitamos inculcar un sentido duradero de solidaridad entre los trabajadores de todos los países. La solidaridad y la acción conjunta, que construimos, serán nuestra fuente de fuerza en el futuro.

Ha llegado el momento de construir nuevos puentes y derribar tanto los antiguos como los nuevos muros, primero y ante todo, entre los trabajadores y los sindicatos metalúrgicos de la zona euro-mediterránea. En un momento en el que los intereses de los bancos y de las empresas multinacionales sobrepasan a los de los estados nacionales, la acción sindical debe elevarse del lugar de trabajo y salir a la arena mundial para ser eficaz. Este sindicalismo seguirá fuertemente enraizado en el lugar de trabajo, con los pies firmemente plantados en fábricas, talleres, centros de investigación, departamentos de logística, etc.

Tenemos que darnos cuenta desde el principio que los tipos de políticas de la empresa, las estrategias de inversión, los nuevos sistemas de fabricación, los cambios tecnológicos y organizativos, la ergonomía y otros elementos implementados por las empresas a menudo son los exactos en cada país. Sin embargo, aunque algunas empresas multinacionales operan a nivel mundial como Una Gran Empresa, los sindicatos de los diferentes países continúan reaccionando de manera fragmentada ya menudo se dividen entre sí. En nuestra conferencia de Estambul, lo que ha surgido es la necesidad de que los sindicatos puedan hablar con una sola voz: “Una Gran Unión” por cada “Una Gran Empresa”, de acuerdo con el programa de trabajo de IndustriALL Global Union.

Para ello, primero tenemos que conocernos y entender la situación de la mano de obra y los acuerdos en cada país. Necesitamos ayudarnos unos a otros y compartir experiencias, encontrando una base para una acción conjunta que todos podamos aprobar. Durante la conferencia se identificaron tres dominios en los que trabajar:

  1. Negociación colectiva a nivel de empresa y sectorial (controlar los cambios en el contenido y el alcance del acuerdo, intercambiar información y experiencias, coordinar acciones para promover la solidaridad).
  2. Las empresas multinacionales (mapear su presencia en el Mediterráneo, incluidas las costas africanas y de Oriente Medio, crear nuevos comités de trabajadores europeos y reforzar los ya existentes, crear y potenciar las Redes Globales de la Unión, negociar y aplicar los Acuerdos Marco Globales), campañas de solidaridad.
  3. Políticas industriales y sectoriales (supervisar las políticas comerciales en la zona euro-mediterránea y las políticas de inversión en los sectores de automoción, aeroespacial, electrodomésticos, electrónica / TIC y siderurgia, etc.)

Se han formulado las siguientes sugerencias para alcanzar estos objetivos:

  1. Establecer una sede técnica en Izmir (Turquía) y observatorio en Roma (Italia) – dentro de SindNova – sobre la industria metalúrgica en el área mediterránea.
  2. Establecer un comité directivo con un representante de cada uno de los sindicatos que se reunirá en Esmirna en julio para elaborar el programa de trabajo a partir de ahora hasta la próxima Conferencia Euro-mediterránea en mayo de 2018.

Este proyecto está todavía en construcción: acogemos con beneplácito las sugerencias y la participación de todos los sindicatos de trabajadores metalúrgicos de la zona, incluidos los sindicatos que no pudieron asistir a la Conferencia debido a razones organizativas a pesar de estar interesados o de quienes no participaron en los intentos y los objetivos de la conferencia. Todos los participantes en la Conferencia de Estambul expresaron su voluntad de trabajar juntos en un espíritu de unidad, inclusión y respeto por las diversas voces en la región y en cada país.

Difunde esta noticia en las redes sociales

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *